Ampliarán investigación sobre el Cráter de Chicxulub

logo_default

*Podrán visitar el pasado a través de la página www.Mision364.com

La plataforma “Myrtle Clase 245” está lista para empezar con los trabajos de perforación, recuperación de núcleos y registros en el Cráter de Chicxulub que forman parte de la “Misión 364” y que regresará 66 millones de años atrás para conocer la forma en que evolucionó la vida después del impacto del meteorito que acabó con las especies.
Ayer, en conferencia de prensa encabezada por la Dra. Ligia Pérez Cruz, investigadora del Instituto de Geofísica de la UNAM y quien formará parte de la expedición, así como por el Secretario de Investigación, Innovación y Educación Superior, Raúl Godoy Montañez, se informaron detalles de los trabajos que arrancarán el próximo día 14 de abril, además de que se mantendrá una información constante de lo que sucede en la plataforma a través de la página web www.mision364.com
La Dra. Pérez Cruz destacó que en este proyecto de investigación participan 33 investigadores de 20 países, entre los cuales hay tres mexicanos: además de ella estará el Dr. Jaime Urrutia Fucugauchi, de la UNAM, y el Dr. Mario Rebolledo Vieyra, del CICY. Participan investigadores de Estados Unidos, Japón, China, Nueva Zelanda, México y 6 países de Europa.
Sin embargo, expuso que en el arranque de los trabajos en plataforma, por lo estrecho del espacio, sólo participarán 12 investigadores. Primero se perforarán 500 metros, para llegar posteriormente a los mil 500 que son la meta.
Explicó que el nombre de “Misión 364” es el nombre que se le ha dado al nivel del Estado a esta expedición, porque se trata de la expedición número 364 que se realiza como parte del Programa Internacional de Descubrimientos en Océanos.
Recordó que en esta investigación se invierten 10 millones de dólares en trabajos de perforación, recuperación de núcleos (rocas) y registros en el Cráter de Chicxulub, con una duración del proyecto de 65 días a partir del 14 de abril. Aseguró que las perforaciones a mil 500 metros que se llevarán a cabo no causarán daño al medio ambiente y el diámetro de la perforación —dijo— sería de unos 3 metros, pero se volvería a tapar luego de obtener las muestras.
Las muestras de rocas se tomarán cada 3 metros y los primeros 500 metros se realizarán con brocas de carbono de tungsteno y después se cambiará por otras de punta de diamante.
Destacó que las rocas que se extraigan pueden arrojar datos valiosos, pues el principal interés es saber la forma en que se recuperó y evolucionó la vida luego del impacto del meteorito en Chicxulub.
—Sabemos que cuando se dio el impacto las consecuencias fueron muy fuertes y que acabaron con el 75 por ciento de la diversidad, pero la pregunta es, ¿cómo se recuperó la vida? y ¿cuáles fueron las primeras formas de vida?, expuso.
Dijo que prácticamente Mérida está sobre el Cráter de Chicxulub que tiene un diámetro de 200 kilómetros. La mitad del cráter está en tierra y la otra debajo del mar.
Añadió que el Dr. Sean Gulick, del Instituto de Geofísica de la Universidad de Texas, y la Dra. Joanna Morgan, del Imperial College en Londres, conducen la logística del proyecto y estarán en los próximos días acá para el arranque del proyecto.
Explicó que, el material de muestra que se obtenga, será trasladado a la Universidad de Bremen en Alemania, al Instituto de Investigaciones Marinas, donde se harán distintos análisis y se espera tener resultados para el mes de septiembre, luego de lo cual harán sus respectivos estudios los más de 30 investigadores que participan en el proyecto, esperando que haya resultados concretos en menos de un año.

Plataforma

La “Myrtle Clase 245” perforará un sitio en la Plataforma Continental de Yucatán (21° 27.009’ N, 89° 56.962’ W) en un tirante de agua de 17 metros y penetrando más allá del lecho marino hasta alrededor de mil 500 metros.
Dijo que la plataforma ya está ubicada a 37 kilómetros de la costa de Progreso y tiene una cubierta de alrededor de 2 mil m2 y soporta una carga de 430,913 kg. En esta cubierta se colocarán distintos contenedores que servirán como laboratorios temporales con equipos e instrumentos especializados para llevar a cabo diferentes registros y mediciones, por lo que el espacio que quedará para los investigadores será reducido, de unos 40 x 50 metros.
Algunos de los registros, análisis y mediciones iniciales en los núcleos se llevarán a cabo a bordo de la plataforma en un conjunto de laboratorios. En esta fase únicamente participarán 12 miembros del grupo científico, divididos en dos grupos.
Durante la perforación se recobrará la primera muestra completa de las capas de rocas de la región más cercana al centro del cráter.

Comunicación

El Dr. Raúl Godoy Montañez informó que, a través de la página www.mision364.com, se mantendrá informada a la sociedad sobre la investigación en la plataforma y se colocarán videos, fotos, cápsulas informativas, e incluso se ofrecerá información en tiempo real. Además de información técnica se ofrecerá también información que sea accesible.

Fuente: Poresto.net

facebook-profile-picture

Rodrigo Ordoñez S.

El Barracuda, Unico, Singular, Humor Negro, Literato, Poeta, Narrador y Juglar Moderno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *