Republica de Yucatán

Rep-yucatan

Un día como hoy hace 176 años.

Yucatán era un estado con una forma de pensar muy diferente a la del resto del país. Se atribuye a muchas cosas como el pasado prehispánico de ambos; México heredero de una cultura azteca, Yucatán heredera de los mayas; México conquistado por Hernán Cortés, Yucatán por Francisco de Montejo. Yucatán fue siempre un territorio con ideas más liberales: fue el primer estado de México que decretó la libertad religiosa y defendía arduamente el federalismo.

La Constitución Federal de 1824 satisfacía plenamente los ideales yucatecos pues definía a los estados como entidades soberanas y con poder autogobierno, aunque reunidos en la nación mexicana. Los federalistas defendían la división de los tres poderes y los centralistas centraban toda autoridad en el Presidente de la República.

En 1835 los centralistas toman el poder de México y desde la Ciudad de México se nombra al gobernador de Yucatán. Además, que el gobierno central mandó a luchar a los campesinos yucatecos la guerra contra Texas; esto deterioró la economía yucateca e indignó al pueblo en general. Los federalistas se levantarían contra el gobierno mexicano.

Declaración de independencia
El ejército federalista de Yucatán comandado por el capitán Santiago Imán tomó la ciudad de Valladolid y el 12 de febrero de 1840 emitieron un acta, donde se establecía que el federalismo debía ser restaurado; como forma de gobierno para combatir la pobreza en el territorio. El acta exigía el restablecimiento de la Constitución de 1824. Seis días después las tropas de la guarnición de Mérida (capital de la península), al mando de Anastasio Torrens y una gran cantidad de simpatizantes, se firmó el acta en que apoyaban el movimiento triunfante de Valladolid y proclamaba la Independencia del territorio yucateco hasta que el gobierno centralista mexicano reconociera que el Estado de Yucatán era libre e independiente y se reestableciera la Constitución Federal del 24. La ciudad de Campeche (entonces perteneciente a Yucatán) se rindió a los federalistas el 6 de junio tras un sitio militar.

El gobierno Centralista de México declaró la guerra a Yucatán. El primero de octubre de 1841 la Cámara de Diputados local aprobó el Acta de Independencia de la Península de Yucatán. El primer artículo decía lo siguiente:

“El pueblo de Yucatán, en el pleno uso de su soberanía se erige en república libre e independiente de la nación mexicana.”

Los constantes levantamientos armados que había en México terminaron por debilitar el gobierno del presidente Anastasio Bustamante. Santa Anna congregó a todos los rebeldes en Tacubaya y ocupó la presidencia de la República en octubre de 1841.

Yucatán no apoyó dicho movimiento, cumpliendo el acuerdo de no obedecer los mandatos mexicanos hasta que hubiera un gobierno federal. Santa comisionó a Andrés Quintana Roo (nacido en la ciudad de Mérida, Yucatán), para establecer un diálogo con las autoridades yucatecas y al Congreso Yucatanense para reincorporarse a México. Al parecer la labor de Quintana Roo rindió frutos y se firmaron los tratados del 28 y 29 de noviembre de 1841. En ellos se manifestaba que Yucatán conservaría sus leyes y aranceles de aduanas, así como la libre introducción de mercancías a los puertos de la República entre otras ventajas para Yucatán.

Ya en la ciudad de México, sede del gobierno centralista de Santa Anna, los tratados con Quintana Roo y Yucatán fueron ignorados. El gobierno centralista exigía que Yucatán se uniera a México y aceptara plenamente el Plan de Tacubaya, y que el territorio yucateco se sometiera a todas las leyes del Congreso constituyente establecido por el dictador veracruzano. Además, se exigía que Yucatán rompiera toda relación con Texas, pues México estaba en guerra contra los texanos. Se intentaron varias vías diplomáticas, pero todo fracasó.

El 16 de marzo de 1841 el primer Ayuntamiento Constitucional de Mérida esta en junta, cuando irrumpió en la sala un grupo de personas encabezadas por Miguel Barbachano y Terrazo (futuro gobernante de Yucatán). Sin violencia y sin arman se solicita al Cabildo que se haga la petición al Congreso para pedir la Independencia de Yucatán. Al aceptar el Ayuntamiento se desató la euforia del grupo y se dice que hubo un atronador y unánime aplauso. Dentro de esa euforia algunos miembros del grupo arrían la bandera mexicana, sin medir las consecuencias y enarbolaron en su lugar un pabellón que se llamó yucateco. Oficialmente unos días después se removió el lábaro mexicano de barcos y edificios en favor de La Bandera Yucatanense.

El General Santa Anna envió fuerzas militares a la península para abatir a los federalistas. En agosto de 1842 se presentó una escuadra militar mexicana en las costas de isla del Carmen (actual Cd. del Carmen, Campeche) conformada por cuatro buques de guerra comandada por el capitán Tomás Marín exigiendo la reincorporación de Yucatán a la República Mexicana. A los pocos días tomaron la ciudad sin encontrar resistencia militar.

El acceso entre México central y Yucatán era forzosamente por barco debido a que no había vías de comunicación terrestre, además por la forma del país es mucho más rápido llegar de Cd. de México a Yucatán por mar (vía puerto de Veracruz) pues se traza una línea recta, mientras que por tierra la distancia aumenta considerablemente.

El ejército Santanista fue reforzado por cuatro mil hombres traídos de Veracruz y avanzaron a su siguiente objetivo: Campeche, ciudad que estaba protegida por sendas murallas para defenderse de los ataques piratas. Tomaron la ciudad de Champotón (actual estado de Campeche) y tras varios intentos de tomar Campeche decidieron ir sobre la capital: Mérida. Desembarcaron en el puerto de Telchac y tomaron una por una las ciudades de Motul, Tixkokob y Tixpéhual. Los ejércitos mexicanos habían llegado a la hacienda de Pacabtún en las inmediaciones de Mérida. El ejercito del gobierno centralista se enteró que los yucatecos ya tenían preparada la defensa de Mérida y contaban con el refuerzo de once mil indios mayas.

El 24 de abril de 1843 el general Peña y Barragán (centralista mexicano), se rinde y se compromete a retirar sus tropas por mar hacia Tampico.

Constitución de 1841
La constitución de Yucatán fue una muy novedosa para su época. Algunas de sus innovaciones fueron las siguientes:

Garantías individuales: derechos fundamentales de todos los habitantes del estado ya fueran nacionales o extranjeros.
Declaraba la libertad de culto en el artículo 79: “a ninguno podrá molestarse por sus opiniones religiosas, y tanto los que vengan a establecerse en el país, como sus descendientes, tendrán garantido en él el ejercicio público y privado de sus respectivas religiones”. Aunque la religión de estado seguía siendo la católica.
Establecía un jurado popular en su artículo 69.
Suprimía fueros civiles o militares en el artículo 73.
La innovación más importante y que heredó a las leyes mexicanas es la figura del amparo consagrada en el artículo octavo y en la fracción I del artículo 62.

Reincorporación temporal a México
Santa Anna se rehusó a reconocer la Independencia de Yucatán del territorio mexicano y prohibió la entrada de barcos con bandera yucateca al territorio mexicano, prohibiendo también el tránsito de barcos mexicanos a Yucatán. Esto anuló todo el comercio de la península con México. Al romper los lazos comerciales con el centro del país mexicano la economía yucateca se vio profundamente afectada.

La economía yucateca estaba muy lastimada y sin el comercio con México era una situación muy difícil. Barbachano al saber que había derrotado a Santa Anna en el ámbito militar decidió negociar con el gobierno centralista.

Yucatán puso sus condiciones al gobierno central y el conflicto encontró solución en el gobierno de Santa Anna, quien el 5 de diciembre de 1843 firmó unos convenios que otorgaban a Yucatán autonomía plena, pero reintegrándose a México con ese carácter excepcional.

Se había logrado la reincorporación a México con un carácter excepcional diferente a la del resto de los estados, se reanudó el comercio entre los puertos yucatecos y los puertos mexicanos. El territorio de Yucatán era una entidad soberana y con la facultad de elegir a sus gobernantes en su propio territorio, situación que no ocurría en el resto de los estados de México.

La situación duraría poco pues el gobierno nacional dispuso en febrero de 1844 que las leyes excepcionales en Yucatán eran improcedentes y esto generó gran desconfianza en la península. El presidente Herrera organizó su gobierno bajo un régimen centralista y al revisar los convenios con Yucatán y se argumentó que eran contrarios a las Bases Orgánicas de su gobierno.

A finales de 1845 el Congreso Mexicano reprobaba los convenios de diciembre de 1843, los yucatecos sabían que se aboliría el carácter excepcional de su unión con México.

Segundo periodo de separación
La actitud del presidente mexicano originó que el primero de enero de 1846, la Asamblea Departamental de Yucatán, declarara la Independencia de Yucatán del territorio mexicano. Yucatán tenía diferentes conflictos pues además del conflicto con México al interior había división entre los propios yucatecos.

Por un lado estaban los partidarios de Mérida liderados por Miguel Barbachano y por otro lado los partidarios de Campeche, cuyo líder era Santiago Méndez. A esto hay que sumar un tercer conflicto que era la fuerte presión que el gobierno local hacía a los indígenas: siendo la carne de cañón en la guerra contra México y los impuestos excesivos que les cobraban.

Mérida contra Campeche y la invasión norteamericana
El 25 de septiembre de 1846 el gobierno mexicano derogó las leyes de 21 de febrero y reconoció los tratados de 1843 entre México y Yucatán, se reestablecía la Constitución mexicana de 1824 y se devolvía al país un carácter federalista.

En Mérida la noticia fue recibida con gusto y estaban dispuesto a reincorporarse a la federación mexicana el 02 de noviembre de 1846. La reacción campechana no se hizo esperar y su cabildo se manifestó en contra de la reincorporación alegando que México estaba en conflicto con Estados Unidos. La invasión sería unos meses después en 1847.

La rivalidad entre los caudillos Méndez (facción campechana) y Barbachano (facción meridana) llegó a tal punto que a comienzos de 1847 Yucatán contaría con un gobierno en Campeche y con otro gobierno en Mérida.

La flota estadounidense tomó Cd. del Carmen en octubre de 1846, esto afectaba las exportaciones de Campeche. Los campechanos optaron por la neutralidad en la guerra con EEUU para recuperar el control de sus puertos; Campeche entonces se pronunció contra el gobierno de Mérida el 8 de diciembre de 1846, los campechanos usaron a los indígenas para poder tomar el control de la península sembrando terror y consternación a lo largo del estado. El 21 de enero de 1847 la capital se traslada a Campeche y toman el gobierno de la península. Al mando de Santiago Méndez.

El gobierno campechano de Yucatán envió a Washington una delegación para evitar el bloqueo del resto de los puertos de la península. Manifestaron la posición neutral de Yucatán en la guerra de México con Estados Unidos, argumentando que no tenían que apoyar a México debido a las injusticias cometidas con ellos por parte de los gobiernos centralistas mexicanos y que para ellos el comercio con el Golfo de México era fundamental.

El juez José Rovira fue enviado por los campechanos a Washington con la encomienda del bloqueo de los puertos , llegándose al grado de ofrecer la anexión de Yucatán a los Estados Unidos.
Artículo principal: La Guerra de Castas Los mayas estaban hartos de la situación en que vivían y el 30 de julio de 1847 se levantaron en armas contra la población blanca y mestiza. En 1848 la guerra de castas había cundido por toda la península y parecía que los indígenas podían exterminar a la población blanca y mestiza.

El gobierno de Santiago Méndez no pudo controlar la situación y una comisión en Washington hizo un ofrecimiento formal para que Yucatán fuera anexado a Estados Unidos. Al presidente Polk le agradó la idea y pasa la Yucatan Bill al Congreso americano, pero fue desechada por éste. El levantamiento era tan fuerte que la población no-indígena de Yucatán podía desaparecer. Méndez ofreció la soberanía yucateca a cambio de auxilio militar al gobernador de la isla de Cuba, al Almirante de Jamaica, a los ministros de España e Inglaterra, pero nadie escuchaba sus súplicas.

Méndez decidió regresar el gobierno de Yucatán a Miguel Barbachano y éste tomo posesión en abril de 1848. Lo primero que hizo Barbachano fue informar al gobierno de México, que residía en la ciudad de Querétaro, de la angustiosa situación de la guerra de castas y solicitar auxilio económico y militar.

El Presidente mexicano, José Joaquín Herrera, vio con con buenos ojos a Barbachano y el 14 de julio de 1848 le dio a Yucatán 150,000 pesos (de los 3 millones que EEUU diera como indemnización a México por la guerra). El gobierno mexicano envió armas y municiones a Yucatán. El Gobierno mexicano dirigió el siguiente mensaje a Barbachano: “Inútil fuera Sr. Gobernador que después de haber expuesto a V.E. los deseos de la nación, los sentimientos de los representantes, y la conducta del Gobierno respecto de Yucatán, yo me extendiera con el propósito de convencer la intensidad del interés que excita la suerte de ese Estado y la decisión del Gobierno por salvarlo. Para la actual administración todas las desgracias pasadas no deben recordarse sino como una lección severa que a todos nos indica el deber de reparar tanto infortunio. El Eximo. Sr. Presidente no ve en Yucatán más que una parte y muy interesante de la Unión; ni en sus ciudadanos más que hermanos nuestros entregados a la furia implacable de los salvajes”

En agosto de 1848 la rebelión indígena fue sofocada, y el 17 de agosto del mismo mes Barbachano decretó la reincorporación a la confederación de México y el restablecimiento de la Constitución estatal de 1825.

Bandera yucatanense

Bandera de Yucatán Rodolfo Menéndez de la Peña, historiador, describe así la bandera de Yucatán. “La bandera yucateca se dividió en dos campos: a la izquierda, uno de color verde, y a la derecha, otro con tres divisiones, de color rojo arriba y abajo y blanco en medio. En el campo o lienzo verde de la bandera se destacaban cinco hermosas estrellas que simbolizaban a los cinco departamentos en que se dividía Yucatán por Decreto del 30 de noviembre de 1840, a saber: Mérida, Izamal, Valladolid, Tekax y Campeche.” Nótese que los colores de la bandera yucateca son idénticos a los de la bandera mexicana, y de las cinco estrellas hay diversas versiones no solo la arriba mencionada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *