Aumenta la violencia institucional contra las mujeres, afirma Amnistía en México

11911497w_r900x493

CIUDAD DE MEXICO, 29 de agosto 2016 (El Piñero de la Cuenca/El Universal/Especial).- En el Foro La Tortura en México, celebrado en el Senado, la representante de Amnistía en México, Madeleine Penman, afirmó que la tortura contra las mujeres en México concentra datos “escalofriantes”, como el hecho de que de cada 100 mujeres detenidas 72 sufrieron violencia sexual y 33 fueron violadas. Y urgió a “implementar un instrumento que castigue este delito y genere mecanismos que acaben con la impunidad”.
Fue ella, Madeleine Penman, quien presentó el Informe “Sobrevivir a la Muerte. Tortura de Mujeres por Policías y Fuerzas Armadas en México”, un documento, precisó, elaborado con testimonios de 100 mujeres recluidas en cárceles federales y que fueron acusadas de delitos como delincuencia organizada y secuestro.
Madeleine Penman reiteró: “De cada mujeres detenidas por policías o militares, 97 sufrieron violencia física, 71 fueron sujetas a violencia sexual y 33 fueron violadas.
La representante de Amnistía Internacional dijo que “cuando se le solicitó información al Ejército sobre el número de elementos que fueron dados de baja entre 2010 y 2015, para lo cual la Secretaría de la Defensa Nacional reportó cero soldados suspendidos por abuso sexual o violación”.
Entre tanto, los soldados de la Marina admitió que cuatro marinos, durante ese mismo periodo, habían sido suspendidos y uno de manera temporal.
Incluso, Madeleine señaló que entre 2014 y 2015 la Procuraduría General de la República “no presentó ni una sola consignación para el delito de tortura, a pesar de tener más de 2 mil 400 denuncias sobre este delito, las únicas consignaciones a nivel federal en materia de tortura son de este año”.
Es muy alarmante, dijo en el Foro, “el tema de la tolerancia de estos actos, y que los perpetradores no sean llevados ante la justicia”.
Stephanie Erin Brewer, del Centro de derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, expresó que la tortura es una práctica sistemática, ejercida con el fin de generar o fabricar pruebas. “Ese diagnóstico se fortalece con el informe del relator de Naciones Unidas en la materia”.
Destacó que en dicho diagnóstico se afirma que este delito es una práctica generalizada y ejercida en todos los niveles y fuerzas de seguridad.
Por otro lado, dijo que es fundamental poner mayor atención en las revisiones realizadas por médicos legistas, ya que estas no son adecuadas y no están diseñadas para detectar la tortura.
En el Foro, el senador Miguel Barbosa Huerta afirmó que México cruza una crisis de derechos humanos. Y admitió dijo, que hay “muchas presiones de las instituciones del Estado que permanentemente se ven involucradas en este tipo de comportamientos”.

No hay panorama esperanzador

Para AI, la administración federal no puede reportar en su IV Informe de Gobierno avances en la protección de las garantías de sus ciudadanos, puesto que sigue la crisis de derechos humanos que inició en el sexenio de Felipe Calderón, y no hay un panorama esperanzador.
“Se pueden anunciar leyes y programas, pero sin un cambio real en estos hechos no podemos considerar que ha habido un avance”, aseveró Madeleine Penman, investigadora de AI.
No sólo siguen las violaciones a derechos humanos, sino que una vez detectados hay, dijo, “una impunidad bastante preocupante”. Señaló que esta situación no es nueva: “Lo que vemos es que la guerra contra el narcotráfico tiene 10 años en el país, vemos que las técnicas son las mismas, las Fuerzas Armadas siguen llevando a cabo detenciones arbitrarias, torturas, ejecuciones extrajudiciales, no vemos razones para esperanzarnos”.
En el foro “La Tortura en México”, organizado por el Instituto Belisario Domínguez del Senado, Penman recordó los resultados del reciente informe “Sobrevivir a la muerte: tortura de mujeres por Fuerzas Armadas y policías”, que acreditan que este tipo de violencia prevalece de forma generalizada en el país.
Planteó que la nueva Ley General contra la Tortura, que prepara el Senado, debe apegarse a la Convención Interamericana para prevenir ese delito, “pero sólo va a funcionar si es implementada adecuadamente”.
Consideró que el nuevo sistema de justicia penal “es una oportunidad para acabar con la tortura en el país”, pero hace falta que los jueces aprovechen las herramientas para que una investigación no dependa de la tortura.

facebook-profile-picture

Rodrigo Ordoñez S.

El Barracuda, Unico, Singular, Humor Negro, Literato, Poeta, Narrador y Juglar Moderno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *