Mal de Chagas

mal-de-chagas

La enfermedad o mal de Chagas, también conocida comotripanosomiasis americana se caracteriza por ser una infección generalizada que cursa clínicamente de una forma aguda hasta llegar a la cronicidad, con un periodo sin síntomas que puede durar por varios años, informó el doctor Jacinto Herrera León, jefe del Área de Medicina Interna del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Yucatán.

Es causada por un protozoario flagelado llamado Trypanosoma cruzi el cual es transmitido a los mamíferos, incluyendo al hombre por insectos hematófagos –que se alimentan de sangre- de la familia Reduviidae. Por lo general, los transmisores son insectos voladores, por ejemplo las chinches, conocidas como “Pic” en la península de Yucatán.

Estos insectos se alimentan mediante picaduras a zarigüeyas y armadillos, aunque también atacan a animales domésticos, como los perros, además de que llegan a picar a los humanos. Cuando el insecto pica, generalmente en el rostro, deja excrementos infectados, ocasionado que pueda producirse al frotarse los ojos, la nariz, la herida de la picadura o una cortadura.

La enfermedad también puede diseminarse a través de alimentos contaminados, una transfusión de sangre, un órgano donado o de madre a hija o hijo durante el embarazo.

Un examen físico y de sangre da el diagnóstico de la enfermedad. También pueden ser necesarios otros exámenes para determinar si ha llegado a afectar los intestinos o corazón.

Las medicinas pueden matar al parásito, especialmente en etapas iniciales, también tratan los problemas relacionados. Por otro lado, un marcapasos puede ayudar en algunas complicaciones cardíacas.

Las manifestaciones crónicas de esta enfermedad, generalmente irreversibles, se hacen evidentes a edades muy avanzadas. La infección tiene una fase aguda inicial que puede durar varias semanas y una fase crónica que se extiende a lo largo de muchos años o por el resto de la vida de la o el paciente.

Si el parásito penetra en el huésped por picadura, en el sitio de inoculación se forma una lesión llamada chagoma, que dura  hasta ocho semanas; si entra por la conjuntiva del ojo, los párpados se inflaman. En la mayoría de casos, el periodo agudo no presenta síntomas o se manifiesta como una infección leve.

Entre cinco y 14 días posteriores a la penetración del parásito, aparecen ganglios inflamados detrás de la oreja, malestar, fiebre de 39 a 41 grados centígrados y síntomas que desaparecen de manera espontánea en un tiempo de dos o tres semanas.

Quienes sobreviven a la infección aguda, entran a un estado crónico asintomático e indeterminado que, como su nombre lo indica, puede durar muchos años, en cuyo caso la o el paciente muere por otras causas. No obstante, entre 10 y 30 por ciento de las personas en estado crónico desarrollan miocarditis y organomegalia (crecimiento desmesurado de los órganos) después de varios años o décadas.

Las medidas de control para evitar la trasmisión de esta patología, se enfocan en las plagas que transmiten los parásitos que causan la enfermedad; entre las que se encuentran: informar a la población acerca de la enfermedad de Chagas, atacar sistemáticamente a los insectos que la propagan, mejorar las condiciones de vivienda, reubicar a los animales domésticos, estudiar adecuadamente a los donantes de sangre y notificar a las autoridades locales de salud acerca de la aparición de la enfermedad en algún miembro de la familia para identificar a los insectos y exterminarlos.

Boletín de Prensa

facebook-profile-picture

Rodrigo Ordoñez S.

El Barracuda, Unico, Singular, Humor Negro, Literato, Poeta, Narrador y Juglar Moderno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *