Se vislumbra una rebelión militar en México

sedena2

Grupo de Análisis Político

Mahatma Gandhi

México, a 5 de octubre de 2016.- El reciente ataque de sicarios del narcotráfico contra una unidad del Ejercito Mexicano derivó en una ruptura al interior de las fuerzas militares, ruptura ocasionada por la débil respuesta de los altos mandos ante estas emboscadas y el creciente escrutinio de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y organizaciones civiles, que, según ellos, hacen ineficaces las estrategias de combate contra la delincuencia organizada.

Después del ataque del pasado viernes que resultó en 4 militares muertos y 10 heridos, aparecieron en las redes sociales textos que exponen la postura de la tropa que debe patrullar las calles en las zonas de mayor conflicto, debido a la ausencia de un cuerpo policial estatal y municipal que cumpla con esta función. Este último punto no es nuevo, ya que desde la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, del municipio de Iguala, Guerrero, habían manifestado los comandantes del 27o batallón:

“El general (Salvador Cienfuegos Zepeda) sostuvo que no hubo negligencia del Ejército porque sus integrantes no recibieron la solicitud de ninguna autoridad civil para intervenir. Y añadió que si la policía no estaba haciendo su trabajo, ella es la responsable”, declaró la diputada federal Araceli Damián en una entrevista concedida a Proceso hace dos años atrás, sobre el caso de Iguala.

El recelo en contra de las corporaciones policiales ya estaba latente desde el caso de los normalistas de Iguala. Los militares acusaron a la policía de negligencia y de estar coludidos con el crimen organizado, como dejaron asentado en el documento de 18 páginas sobre el informe de la actuación del ejercito en ese hecho. Ahí reiteraron que: “el secretario de Seguridad Pública de Iguala nos engañó y que las Fuerzas Armadas no pueden actuar en esa materia sino a petición y en apoyo de las autoridades civiles, o en flagrancia”.

El sentimiento que prevalece en los cuarteles militares de México se define como hartazgo ante una sociedad que los recrimina por el papel que desempeñan en la Campaña permanente contra el Narcotráfico, por un lado, mientras que por otra parte, la tropa condena la incapacidad de los mandos de planear una estrategia efectiva que erradique al narcotráfico de las zonas donde realizan sus labores de patrullaje. En el periódico meridano Por Esto! apareció este día una nota titulada “Cuarteleras”, firmada por la Redacción y el Estado Mayor de México, asentando lo siguiente:

“Entre la tropa, en los cuarteles, en las redes sociales, circulan textos con el sentir de quienes están hartos de agresiones y también cansados de la inacción o la tibieza de sus mandos –de todos los niveles– para responder ante las acciones del Crimen Organizado en todo el país, especialmente en toda la zona Norte.” , se lee en la nota.

Ante este panorama, se abre una importante encrucijada para el país ante la exigencia de mayor libertad operativa que demandan los militares y, por otra, acceder a esta petición hará tambalear el frágil ejercicio de los derechos humanos en México. Sin embargo, la respuesta mediática de los militares obedece a la segunda emboscada que sufrieron en lo que va del 2016, con lo cual la tropa exige una estrategia contundente en la erradicación del narcotráfico en el norte mexicano.

 De acuerdo con las cifras oficiales, la relación de elementos de la Secretaría Nacional de Defensa (SEDENA) caídos en combate de 2006 a la fecha ya suman los 479:

“479 elementos del Ejército perdieron la vida entre el 1 de diciembre de 2006 y el 30 de septiembre del presente año. El reporte “Relación de personal fallecido en la aplicación de la campaña permanente contra el narcotráfico”, de la Sedena, indica que el personal caído tenía el rango de Soldado, Sargento, Cabo, Cadete, Teniente Coronel, Subteniente y Mayor” de acuerdo con la información del Blog del Narco.

El punto medular de la postura de los militares está centrada en el papel que desempeña la Comisión Nacional de Derechos Humanos, que la catalogan como una traba para cumplir con su misión de defensa, seguridad interior y pública. Lo sorprendente del “corrido” que compuso la tropa es la utilización de la frase de la reciente película de Marvel Comics titulada Civil War, en la cual se plantea un cisma entre un grupo de protectores de la ley, quienes debieron responder a la pregunta: ¿De qué lado estás?, lo que derivó en bandos encontrados y con un sólo propósito: defender la ley conforme a su visión. Podría ser una simple coincidencia, sin embargo, el mensaje es muy claro para Derechos Humanos.

El primer atisbo de la rebelión militar se da precisamente en una amenaza velada a Derechos Humanos para que disminuya su interferencia en el desarrollo de los combates, sobre todo ante el anuncio de una escalada en las acciones en contra de la delincuencia organizada. Baste recordar las palabras del Secretario de la Defensa Nacional, General Salvador Cienfuegos Zepeda, en el homenaje que se rindió al personal caído el viernes pasado, antes que “circule” ese corrido en las redes sociales:

20150305_14_56_salvadorcienfuegos_presi

“…que las organizaciones criminales sepan que no descansaremos hasta que sean juzgados por todos sus delitos con todo el rigor de la ley; sepan que vamos con todo, con la ley en la mano y la fuerza que sea necesaria.”, aseguró.

“Este artero y cobarde ataque, no es sólo una afrenta al Ejército y a las Fuerzas Armadas, es también una afrenta a la naturaleza humana, a la convivencia colectiva, a los principios sociales, a las leyes que nos hemos dado, y es también una afrenta al Estado de Derecho”, agregó.

Aparentemente, el endurecimiento de los operativos que van a implementarse con o sin el consentimiento de los altos mandos militares, será una cacería en contra de los autores del atentando, en primera instancia atribuido a Joaquín “El Chapo” Guzmán, aunque su abogado como varios de sus jefes de plaza se han deslindado de la autoría de esa emboscada.

El texto que circula en varias redes, el cual reproduce íntegro Por Esto!, esta encabezado con la leyenda “Se acerca una guerra inevitable. ¿De qué lado estás?”, emitido por un sector de militares ante el asesinato de sus compañeros en Culiacán, Sinaloa. A continuación dejamos el texto como referencia:

CNDH

Me atas las manos, acortas mis pasos,/Me haces verdugo si levanto mis brazos,/Que soy sanguinario si hago justicia/Con mis propias manos,/Que no tengo derecho dice/un magistrado./Que no los lastime, que tenga cuidado,
Que me aprenda las leyes/Para no ser encarcelado,/Que cuide sus vidas aunque/sean hombres malos.

Que me quede acuartelado/Que obedezca órdenes sin juzgarlos,/Que mis brazos estén cruzados/Que vea cómo matan a mis hermanos,/Que mi fusil se guarde,/que no sea un tarado,/Que las leyes se cumplen,/es el precio de ser soldado.

Y qué hay del hermano,/que deja familia y raza,/Que deja hijos, mujer y patria,/Que pierde la vida por/creer en la esperanza./Qué hay del hijo,/que deja a sus padres/Y a su bandera abraza,/que jura lealtad./Que no titubea y los valores ensalza,/Qué hay del ciudadano, del hijo,/del padre, del hermano que sale de casa./Qué hay del antiguo, de la /hermandad, la antigüedad,/o como le llamaban su raza.

Qué hay del soldado,/que también tiene derecho,/De aquel hombre que buscaba justicia,/De aquel hermano que a toda prisa,/Sin objeción se abrocha la camisa,/Y contesta de presente!!/Sin novedad en la lista./También él tiene derechos,/También él tenía una vida,/Vida que vivió con honor y justicia,/Justicia que hoy tú, CNDH, olvidas.

Un soldado, una vida,/Un hombre que se admira,/Un guerrero que vivía,/Con la esperanza de alcanzar la paz,/Algún día…

Acortas mis pasos, me atas la mano,/Y allá afuera los criminales,/se divierten y matan a mis hermanos./Una guerra inevitable se acerca,/CNDH ¿ya escogiste tu lado?……

En ese mismo medio se declaró que el sangriento ataque del viernes 28 de septiembre a las 03:00 horas fue “una lluvia de balas” que concluyó con cuatro militares muertos y al menos 10 heridos, entre ellos un paramédico. El convoy del Ejército Mexicano al parecer regresaba de un operativo en la zona serrana de Badiraguato y fue emboscado por un grupo de criminales en el acceso norte de esta ciudad capital, frente al fraccionamiento Espacios Barcelona, en la carretera México 15.

Versiones extraoficiales señalaron que en la emboscada participaron unos 10 vehículos y que los sicarios usaron fusiles calibre .50, conocidos como Barret, y AK-47 y AR-15. Gerardo Vargas Landeros, secretario General de Gobierno, informó que los militares escoltaban a la ambulancia, en la que traían un herido que había participado en un enfrentamiento. Se trata del sicario Julio Óscar Ortiz Vega, alias “El Kevin”. Los sicarios se llevaron la ambulancia con todo y herido, y hasta el momento no han sido localizados.

facebook-profile-picture
Sobre Rodrigo Ordoñez S. 375 Artículos
El Barracuda, Unico, Singular, Humor Negro, Literato, Poeta, Narrador y Juglar Moderno

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*